sábado, 19 de diciembre de 2009

Recuerdos

Dirán ustedes que soy pesado con el tema de la memoria. Pero es porque es el temor a lo venidero, cada vez más acentuado y en personas jóvenes todavía. Te encuentras cada caso que te dejan, no solo preocupado, si no que te hacen reflexionar, sobre si lo que hacemos es lo correcto o por el contrario, nos vamos angostando cada día, sin activar nuestra mente, para que el maldito mal ese, nos atrape.
Mejor ni pensarlo, por eso os voy a poner algunas cositas que os hará, activar esos resortes que cada uno tenemos en nuestro cerebro y, que de no darle uso, se va atrofiando.


" la radio "


¿Se acuerdan de la Radio?
Yo me acuerdo que cuando la gente escuchaba las novelas, se ponían delante de ella, como si de un momento a otro el personaje, fuese a salir por allí.
O de imaginarte como serían físicamente los locutores, solo con escucharlos en sus programas, eso conllevaba el llevarte la desilusión, cuando alguna vez en Sevilla veían a Rafael Santistebán. Por la radio parecía un (tiarrón del norte) y, por la calle, tenía la altura de un (buzón), de correos.
O creer que la actriz, Juana Ginsón, que siempre hacía el papel, de mala en las novelas, era así en la realidad y, después comprobabas que en persona, era una mujer amable y cariñosa, que no tenía nada que ver con su personaje en la serie.

Seguimos con el aparato de entonces, que era lo máximo que había en aquellos tiempos.
En esa época, ( lo que hoy llaman publicidad), se emitían a través de la Radio. Utilizaban canciones hechas expresamente para el producto y, siempre muy pegadizas, así la gente de escucharlas muchas veces, se iban quedando, (nunca mejor dicho), con la copla.






Como por ejemplo.- El Okal, ¿se acuerdan? Decía así.

OKAL – OKAL – es el remedio del dolor
OKAL – OKAL - es un producto superior

La tableta Okal es hoy el remedio más sencillo,
Yo no voy a ninguna parte, sin llevarla en el bolsillo,
Y al emprender un viaje, por lo que pueda pasar,
al hacerme el equipaje, pongo un sobrecito Okal.

OKAL – OKAL – es un remedio del dolor
OKAL – OKAL - es un producto superior

Si me aqueja un mal catarro cuando llega el mes de Enero,
El remedio nunca amarro, ni me asusto, ni me altero,
Lo combato a maravilla, con un arma sin igual
Con un arma tan sencilla, como la tableta Okal.

OKAL – OKAL – es el remedio del dolor
OKAL – OKAL - es un producto superior

Yo que siempre alegre he sido, vi perdido mi alegría,
Amargado y dolorido, una jaqueca me tenía,
Y desde que Okal he tomado, vuelvo a ser un hombre jovial,
Mi jaqueca se ha calmado, viva la tableta Okal.

OKAL – OKAL – es el remedio del dolor
OKAL – OKAL - es un producto superior.

"las cajitas de lata"
--

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Llegamos al "Barrio de las Palomas"

Por fin llega el coro a la esquina, entre la Avenida del Aljarafe con la calle Manuel Esquivias. En este punto antiguamente, había una casa que la llamaban "venta del sevillano" y, supuestamente era donde el pueblo acababa. Y era donde el coro, pasando primero por la esquina del Bar los " caracoles", daba la vuelta, ya que daba por terminado esa parte del pueblo.
Lo que en aquellos tiempos se conocía como Barrio de las Palomas, como ya les dije en la entrada anterior, sólo consistía en una sola calle y con viviendas en la acera derecha nada más.
Bién aunque les relato el recorrido que hacía el coro, también decirles que frente a este barrio viejo, se empezaba a configurar el nuevo, con casitas adosadas y, mas tarde con dos bloques de pisos que iban en la misma fecha que las casitas y casi 20 años después con otros dos, son los que conformaban entonces, lo que empezaron a llamarse en su total, La Blanca Paloma.
Por eso les decía lo del barrio (viejo y el nuevo). con el tiempo, desaparecieron los olivos de ese entorno y, al mismo tiempo crecieron las viviendas y hoy es una gran manzana, la que comprende este barrio.
Bien en este punto del pueblo y en el otro extremo viniendo de Bollullos, eran por donde entraban los vendedores, con sus mercancías, al igual que en las plazas o corrales que ya les relaté anteriormente.
El otro día visitando a un amigo, que lo han operado de la cadera, se encontraba con él, "oñito" el del "cuervo" y, empezaron a decirme entre los dos refranes y pregones, que yo los fui recordando a medida que ellos, a voz en cuello me relataban. También "oñito", me dijo un mote que tenía su hermano Pepe y, que fueron ellos mismos en la familia los que se lo otrogaron. Este mote que le pusieron es "guarda- olla" y, el porqué. Según cuenta su hermano se debía a que cuando venían de trabajar en el campo, siendo niños, pasaban mucho frío claro está, según decía él, buen sabedor del entorno, no tenían mucha ropa de abrigo, ni tampoco mucha grasa en la barriga, que les diese calor. Por tanto cuando llegaban a casa, su hermano lo primero que hacía es abrazarse a la olla, en la que su madre, (preparaba la comida), para calentarse. Eso servía de mofa, para el resto de hermanos y, por eso le pusieron el dichoso motecito.
"almendras tostás"


Pero sigamos con lo de los pregones.
El de las almendras y los piñones.
El de las almendras me lo recordó "oñito" y según el decía así.
¡ Que buena las almendras "rica y tostá"!
Te doy 5 a la perra chica.
10 a la perra gorda.
15 a las tres chicas.
20 a las dos gordas.
y si quieres más, te doy 25 por un real.
¡ Que buena y que rica llevo hoy las almendras !
¿Se acuerdan?, ¿A que es bueno recordar?.
"piñones"


Pues el otro amigo, Manolito el de "ramire", se refirió al de los piñones, diciendo así.
El niño de los piñones el que vine por ahí,
fijarse bien en la cara,
donde tiene la narí,
la tiene en medio en medio,
con dos bujeros delante,
y su abuelo le dice,
hay que niño mas tunante.
Porque se sube a los pinos
y me rroba los piñones
y se los vende a las niñas,
para robarle los corazone.
¡ Tostaos y gordos son mis piñones !
También se acordaran de la latita, llena de bollos que tenía para la medida, cuanto mas bollos, menos piñones, nos daba.



-----

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Hacia el barrio de las palomas.

"palomas "



Nada más salir de la cruz, cogemos la calle Manuel Esquivias en dirección al Barrio de "las palomas" (como le deciamos antes) a lo que ahora es una barriada.

Los primeros que se asomaban eran la familia de Aniceto el de "piojito" casado con la del " manquillo",seguido de Josefita la "seisdeos" y su esposo "gandumba", frente los hermanos " maina", Antonio casado con la de "atocha" y José con la del "niño pura", junto a ellos una pareja de juanes, Juanito el de la "paca" y Juana la del "pipa".

La gente del pueblo sean de un lugar o de otro, todos son parte integrante del coro, unos por afinidad y otros por tener o haber tenido familiares en el mismo. Es el caso de la familia de los "seideos". Amparo, madre de Josefita, "Curriqui" y Purita, fue componente del mismo allá por los años 1920 aproximadamente. De hecho existen grabaciones de aquellos tiempos con imágenes en las que el pueblo los reconoce.

"Campanilla"

Los tres hermanos antes mencionados, viven en la misma calle.
Inclusive dos hijos de Purita. Uno de ellos "Joselete" que por
aquellos tiempos también era componente.
Por eso lo esperan con ansia y os puedo asegurar que la mayoría
del pueblo se sabe las canciones a la perfección.
En esos días en los que el coro hacía su recorrido las gente los
acogía con cariño y no faltaban las personas que con agrado les
ofrecía, una copita de aguardiente y un dulce, con esa espontaneidad
que a nuestro pueblo les caracteriza. Esto les hacía sentirse bien y
se unían al mismo para cantar también.
El coro por aquellas fechas lo máximo que se alejaba del casco antiguo,
era hasta la entrada del barrio antes mencionado. Por eso los que
vivían por la calle Hernán Cortés, atravesaban la calle Arboleadilla
y lo escuchaban antes de que se alejasen más.
Y se asomaban el "niño la pringá" con su mujer la de "la rrorra",
Diego el de "los poyetes" con su familia, los de "murcia", los del "titi",
los del "cine", los de "segundo" y, en esa confluencia se les unía
Leonor la del "bebo" con el "caracol", Joaquin "potage" , casado
con la de "poito" , Magdalena la del "gato" , Doña Pilar y sus hermanas
y así susesivamente no dejan de salir gentes por cualquier sitio.


Como les decía al principio de la entrada el barrio de las palomas, como tal solo consistía en una calle con una sola acera en la parte derecha y al frente nada más que olivos, por eso el recuerdo y la añoranza a ellos.

"añoranzas"

Próxima entrada El Barrio nuevo y el viejo.
------



domingo, 22 de noviembre de 2009

El Coro ya está en la Cruz



Coro Campanilleros Santo Domingo de Silos

En esta época del coro fue cuando yo me incorporé al mismo. Debido a que mi hermano lo dejó y yo ocupé su puesto en los (bajos). En la foto ésta aún estaba él.

Si se fijáis bien en las caras, ya desgraciadamente faltan más de la mitad por haber fallecido. Entre ellos encontraran a Diego, que tocaba la bandurria y venía desde Gines a cantar con su coro. Esparterillo y junto a él su hermana la "niña espartero", el " merino", Juan Antonio "el titi", "Simón", Manolo "el pictolín", Alfonso "el fleta", e Ignacio "esparterillo", son los fallecidos que están de pie en la foto y de los que están agachados, el "quinquillero" de Mairena, Juan de Gines, el que fue marido de Ramona la de Anita
"la piedra" y siguiendo el orden cronológico en su muerte, está nuestro amigo Antonio Reina, conocido por el "niño ramire", (q.e.p.d.).

El coro siempre ha sido un devenir de gentes. Por circunstancias de la vida, unos se casaron, otros emigraron y otros que por cuestiones de trabajo lo tuvieron que dejar. Pero para eso Bormujos tuvo sus recursos, porque siempre habían gente con ganas de entrar y cantar con su pueblo.

Ha habido familias que han tenido en el coro varias generaciones. Siempre se ha destacado por el carácter familiar que le otorgaban sus componentes y, nunca con animo de lucro alguno.

Bueno para seguir con nuestro relato, ya por fin llegó el coro a la "Cruz" y, como no el "canario" y su mujer son los primeros en esperar, pues una de sus hijas era también componente del mismo y había que escuchar a la niña. En este punto del pueblo, (por cierto no muy grande), vivían varias familias pero todas relacionadas entre si, por ejemplo, Enrriqueta, Julian y Amadora, tres hermanos que vivían pegados casa con casa. Las tres siguientes casas, también pertenecían a tres hermanos de la familia de Juanito el de "la paca", en una de ellas vivía Maria, hija de Juana , casada con Gabriel "el biriri" y , pared con pared de ella, vivían sus tíos, Curro "la jeroma" y su hermano "el aprendí" y en la acera de enfrente otro tanto de lo mismo, dos hermanos el esposo de Josefa "la faico" y su hermano "girón" y le seguían otros dos hermanos, "pepín" y "oleja". Y ya en los extremos de la misma plaza, a la izquierda estaban los de Gavira y en la otra punta, Tránsito la de "segundo".

---

martes, 17 de noviembre de 2009

Vamos hacia la Cruz

Una bodega antigua.
Les pongo ese detalle, porque en este tramo de la calle que vamos a recorrer se encuentra una bodega de las más antiguas de nuestro pueblo. Se llama Bodega de Simeón (el de amadora), como se le conocía de siempre.
Esta calle como ya les he dicho antes, daba mucho de si, por aquel entonces era una de las más concurridas de Bormujos. Para decirles, que ya tendría su importancia en el tránsito de gentes, para que hubiesen en la misma, tres zapateros, empezando por el principio de la calle estaba mi padre, le seguía, José el " zapaterillo" y ya en el "Corral de casal", se encontraba, Juanito, que era familia de Paca la de "pastore".
Cuando antes en la otra entrada les hablaba de tiendas ambulantes que existían en todos los sitios, se me olvidaron varias más que ahora os acordareis, cuando os la diga. ¿Se acuerdan por las tardes del verano a la mujer que vendía las moñas de jazmines?
Y los que vendían "quincalla", digo yo que porque le decían quincalla a eso de vender botones, bobinas de hilo o alfileres. En el coro también teníamos a un "quinquillero", éste venía de Mairena a vender aquí, por eso lo conoció, Rosa el secretario del ayuntamiento que reorganizó el coro en el tiempo que este señor estuvo en el pueblo.
Otro de los vendedores que nos visitaba, creo que una vez a la semana, era el que vendía las colonias ¿se acuerdan? y de como era ¿el pregón?.Pues bien este señor traía la tan utilizada canasta de mimbre, llena hasta "las trancas", (como decíamos antes), de botes de colonias y brillantina. Del cual el pregón decía así, "Niña traigo Brillantina mojina y colonia del Betis", creo que era así el mencionado pregón. Pero si alguien con más memoria lo recuerda le agradecería, me hiciese un comentario al respecto. Como verán no nos faltaba de nada en nuestra calle.
Pues bien sigamos con el coro que retoma el camino hacia la "Cruz". De los primeritos en salir eran los de la "molletera" a la derecha de la calle, enfrente se encontraba Mercedes, que la conocían por la "rubia del tabaco", aunque los niños, (siempre mas inocentes en las apreciaciones) la conocían tanto a ella como a sus hijos, como los de los pelos "colorao". De hecho a Francisco que más o menos tiene mi edad, aún le dicen "el peli".
Siguiendo en esa acera nos encontramos con el "Corral de casal", que al igual que los otros también vivían varias familias. Juanito el "zapatero", los de la "faica" y los del título del corral. La siguiente casa era de la familia de Anita "la Lorenza" con sus hijos, hoy aún viven dos de ellos entre la que se encuentra Ani la "larga". Y de frente después de la molletera estaban y siguen la familia de Simeón el "de amadora" los de la bodega.
A continuación los de "pelacho", tanto Amparo como María con su familia.
Ahí en ese punto a la derecha se encuentra la calle Clemencia Escobar, que en sus orígenes no era de grande como lo es ahora. La última casa en aquellos tiempos era la "la niña agapita", teniendo enfrente a
Amparito la de "seisdeos" y entre ambas, una pared y una cancela de hierro de color verde. Detrás en aquellos tiempos solo había campo.
Yo recuerdo de niño el haber ido con mi madre a ayudarle con los cubos de agua, a un mato con una poza que tenía Regla la del "tete". Por unas circunstancias que no me acuerdo bien, hubo una vez que no podían lavar la ropa en casa y mi madre al ser bastante amiga de Juana "la vicenta", ésta le ofreció la posibilidad de utilizar el agua de su madre. El decirles esto es porque teníamos que pasar por la mencionada cancela.
A la entrada de la calle a la izquierda vivían "los piteros", seguidos de los del "buyero", Juan del "teléfono y la "migola", los del "niño el mulo", los de "purita" y la mencionada Amparito y su marido, hermano de Manolo el "pictolín" y el "colorao".
En la otra acera empezaba con la familia del "bicho", seguido del "tete", el "salero", Juana "la matita" y la "niña agapita".
Con el tiempo y la expansión del pueblo, esa calle hoy llega, a lo que antiguamente llamábamos el "almargen".
Ya otra vez en la calle hacia la cruz nos encontramos con la familia de los de "piojito" y frente a ellos a "los silleros".
--
Próxima entrada... Por fin llegamos a la Cruz

sábado, 31 de octubre de 2009

Plazoleta del Cano 2ª parte

Hay que ver cuanto da de sí, una plazoleta (de las de antes), como ésta del Cano. Eso se debe claro a la cantidad de gente que confluían allí. Y anécdotas como se pueden imaginar las había en cantidad. Algunas muy curiosas y porqué no -tristes-, dentro de lo que cabe por lo anecdótico del tema al que me refiero.
Lotería del Gato Negro

¿Se acuerdan ustedes del número de lotería 02704?, creo que si, este número aún se sigue jugando en Bormujos en navidad. Pues bien ahí en ese número está la historieta que le voy a contar. En la esquina derecha de la casa del "lego", según se mire al frente, vivía José el "zapaterillo", hoy día aún sigue viviendo allí, una de sus hijas. Bien pues este señor era una de las personas que compraron este número de lotería al tunante de Escamez, ¿se acuerdan de lo que va el tema?. Como sabrán este lotero vendió más participaciones del mencionado número, de los que en realidad llevaba jugando. Así lo habría hecho infinidad de veces, pero nunca tocó, hasta ese año. En aquellos tiempos tan malos en cuestiones económicas, imaginen se lo que sería saber que a uno le ha tocado el GORDO DE NAVIDAD. Este es el caso de José. El fue uno de los afortunados, digo "afortunados", entre comillas como se dice siempre, porqué en el momento que se enteró de la noticia, lo primero que hizo dentro de la euforia del momento, es coger la banquilla -(su elemento de trabajo como zapatero)- y la tiró al pozo, como hubiese hecho cualquier persona harta de trabajar y ganar tan poco como se ganaba antes.
Hormas para los zapatos.
Se imaginan en ese momento a este señor, pues estarían como locos él y su familia, no es para menos. Lo que le dije al principio de -triste-, viene ahora, cuando a través de la radio se enteran del fraude del tal Escamez. En ese momento cualquiera que hubiese cogido al tío, lo habría matado seguro. No es para menos, toda una vida soñando con un momento como ese y al poco tiempo enterarte que todo se va al garete. Es triste y anecdótico, pero la gente de Bormujos sigue aún hoy en día jugando en Navidad el número 02704, que por cierto en nuestra administración, lo tienen todos los años. Será por si acaso el niño de la bolita se acuerda de nuestro pueblo otra vez. Si José hubiese cogido su premio el importe suponía la cantidad de 7.500 pesetas,de las de entonces. En aquellos tiempos con esa cantidad se tapaban infinidad de agujeros, ¿no creen?.

Pues centrándonos en el tema con el que veníamos desde el principio del relato, el coro por fin llega a la plazoleta. Los primeros en asomarse son el "chanberlay" y su madre Lola la del "cano", Anita "la ramire" con su marido José "el de la gata", (los de mi edad se tienen que acordar ) de cuando en casa de Manolito conocido como el de "ramire", hijo de Anita y José, en el verano ibamos a su casa a desgranar el maiz, esta parte me gustaba más que la anterior, pues al ir amontonandose el grano, se pasaba muy bien. El trabajo previo al desgranaje era lo que llamabamos "folliscar" y, eso daba mucho calor y despues te picaba todo el cuerpo.
Junto a ellos estaba la familia de la "melliza de lope" y los de "Antonio Rui". En el frente la familia del "quiqui", los del "lego" . Y del "callejón culilo", empiezan a bajar gente por la escalera que parece increíble, claro el son que llevan los campanilleros con tanto instrumento, hacen que la gente salgan de sus casas, aún como siempre en estas fechas con mucho frío. Nada más situarnos a la entrada del mencionado callejón a la izquierda había una puerta que daba a un patio, donde vivían varias familias. Una de ellas era Clemencia la de "machuca", con su hijo José, el resto de los hijos en aquel entonces vivían en otra parte del pueblo. Otra era la familia del "longui". Siguiendo por la calleja a la derecha nos encontramos con "cuaresma" y su mujer Pepa la de "arcelia". Se acuerdan de esta mujer, siempre marcó un "luc", diferente al que normalmente usaba la mujer de entonces y aún en las de hoy en día. Nunca nadie supo porque mantuvo durante tanto tiempo ese "rohete" tan descomunal, que creo que incluso le produciría en algunos momentos, dolor de cabeza por el peso. En se mismo llano del callejón se encontraba Rosario la "del peluco", la familia de los "chasca" y los de "molina".
De la calle de la "botica", también salían mucha gente, teniendo en cuenta que no es muy grande, tenían la ventaja de ir una vez a oír el coro, viniendo a la plazoleta y la otra ir a la esquina de la familia de "los camiones", así lo escuchaban dos veces.
Los primeros en salir, los de Angelita "la paco", Juana " la vicenta", por su puerta principal con su entrañable vecina y amiga Gertrudis. Justo al lado Anita "la verruga", le seguían los de " la coriana", Eduarda y "parrita", la familia de los "del menó", los de "juanita", los del "corralillo" y los de los "camiones", eso solo eran los de la acera de la izquierda, entrando por la plazoleta. Después en la otra acera, empezaban por la familia de los "del cano", Mercedes "la niña diego",los del "carbonerillo", los de Teresa "la lope", Bernardo y su mujer Juana la "molletera", ya en aquel entonces, Diego "el tete" ya se había ido a vivir a otro sitio del pueblo, así que los últimos en asomarse eran "los boticarios".
Y hablando de cosas simpáticas y curiosas de éste, mi pueblo.
La familia del "menó", como sabrán eran muy particulares, tenían hasta su propia "jerga". Y la gente siempre decía que la mujer le decía al marido, que al parecer -en el tiempo del noviazgo él era muy fogoso-, ella como las costumbres eran entonces las costumbres, quiero decir, que antes del matrimonio, (nasti de plasti), comprenden?. Cuando llego el momento esperado de la noche en cuestión, ella en su "jerga" particular le dijo:
"Omemé ahora omeó", ¿no ería omeme?, po omeme.
Son cosas bonitas y curiosas de nuestro pueblo.



Próxima entrada, vamos para la Cruz.

viernes, 30 de octubre de 2009

Plazoleta del Cano - 1ª parte

Esta singular plazoleta, también tenia su encanto particular, al ser como digo yo, enclave de cruces de caminos. Por un lado los que venían de la calle de la "botica", actual calle Sevilla y, por otro lado los pro-vinientes del "Callejón Culilo". Y otra vez vuelta a lo mismo, poco espacio en el terreno -físico-, pero cantidad de familias con muchos hijos viviendo en pequeños habitáculos.
Al ser así, también al igual que los corrales antes mencionados, era sitio atractivo para esas personas que se dedicaban al entretenimiento, (por decirlo de alguna manera), de la gente, debido en principio a que por aquel entonces no había tanto donde distraerse como hoy en día tenemos sin tener que salir de casa.
Se acuerdan ustedes del tío que venía con una especie de atril, que situaba delante de la casa del "lego", más bien a la esquina, -antes no había esa escalera tan ancha-, pues bien este señor ponía en el atril mencionado, como un cartel grande con unos dibujos en colores, simulando escenas de una tragedia en una mina, ¿ os acordáis ?.


Mineros


Nos cantaba siempre con la misma cantinela, todo lo que según él había ocurrido, para así llegar al sentimiento de la gente y de esa manera dar lastima. El final no era otro más que el pedir dinero, para socorrer él a los dañados. También de vez en cuando venía otro de Tomares que simulaba, estar invalido de las manos, según él, por un accidente en el trabajo y mostraba los brazos y las manos, con defectos. En su papel los movía como con dificultad, para también recabar la pena en la gente que lo escuchaba y como no,pedir, para remediar esa pena. Pues bien también se acordarán que inmediata mente que terminaba de recoger (su premio a tal actuación), cogía la calle arriba con dirección a Tomares, al principio igual que estaba, pero a la altura de Amparo la de " pelacho", casi por arte de magia, perdía la mencionada invalidez y, ya en la cruz metía mano a correr, para evitar que la gente se le echase encima, al sentirse estafados, ¿se acuerdan?. Eso se daba mucho en las confluencias de las plazas, donde habían mucha gente, como en el caso que nos ocupa. También venían los famosos "trile ros", los que hacían juegos con tres "bolitas", levantando una especie de cubitos, e incitando a la gente el averiguar donde estaba la bolita. Y como no tampoco faltaban por aquel entonces - no allí concretamente- los del timo de la "estampita". De hecho no hará más de diez años, a una mujer del barrio de "la cruz", se la pegaron y le sacaron un buen dinero. Ustedes saben cual es. No hace falta que yo se los recuerde.
Como todo no iba a ser tragedias también teníamos, nuestra confitería ambulante, -como todo lo de entonces-, se vendía por la calle. Para tener teníamos, tres pasteleros, cada uno muy singulares en si. Baldomero por ser el más mayor, conocido como " el de los pastele", Andrés el de la "grilla" y, otro que venía de Tomares, ¿se acuerdan?. Digo esto porque la gente que vivía antes por allí y ahora ya no, siempre me recuerdan lo de la memoria, en plan positivo, para mi es fundamental, recordar, pienso que es una manera de tener la mente activa y, evitar en lo que podamos al -"alemán ese que nos acecha"- desgraciadamente.
Espuerta de goma con "chochos"
Pero no nos pongamos trágicos, sigamos recordando por ejemplo en el verano a la "toquita", con los chochos por la tarde y como no al que vendía la "meloja", en aquellas cantaras galvanizadas. Como todo se vendía por la calle, teníamos todo tipo de ventas por ejemplo: las gafas, ¿y se acuerdan del pregón?.
A ver si le suena, (gafas de vista cansada buenas gafas), era una óptica ambulante, solo que esta vez se componía de una cesta grande de mimbre, llena de todo tipo de gafa.
Gafas a granel.
Y Miguel Chaves que venía de Castilleja de la Cuesta a vendernos "aceitunas", con aquel carrillo que lo traía al revés de como normalmente es un carro, sería así por la característica de la cavida de los distintos barreños con las aceitunas, tanto gordales, cocidas y aliñadas, como él pregonaba.
Aceitunas cocidas y aliñadas.
Como verán en ese (cruce de caminos), no faltaba de nada.
---

Próxima entrada la 2ª parte de la plazoleta.

domingo, 25 de octubre de 2009

Llegamos al Corral de Pampana

Mirando al frente desde la puerta de “rebujina “, nos encontramos con el “ Corral de Pampana “·. A mi entender en aquellos tiempos la calle de “ los novios “,( que en un principio solo comprendía desde la Iglesia hasta “la plazoleta del cano” ), enlazando la misma hasta la “ Plaza de la Cruz”. Era sin lugar a dudas, junto con el “Barrio de Maclica”, las dos zonas de Bormujos más pobladas. Por el hecho de concentrarse más corrales donde en pequeños habitáculos vivían muchas familias.

Se daba la circunstancias en aquellos tiempos que el “ Corral de Pampana “, al ser más amplio que los demás existentes en el pueblo. Tuviese el privilegio de atraer a las personas que se dedicaban a las atracciones, como por ejemplo: “ las cunitas “ o “ las voladoras “, como se le decía antes. Esto se daba por la cantidad de familias con muchos hijos que en aquellos tiempos vivían allí o cerca del entorno.

Cerca también había otro lugar también amplio, que albergaba otro tipo de atracción. Me refiero al “ Corral del Cano”, que se entraba por la calle de la “ cárcel “, actual calle Daoiz. En este corral, hacían teatro y cine en el verano, ¿se acuerdan de aquellas obras de teatro?, tan bonitas y del cine que algunas hermandades traían?

Pues bien para situarnos en lo que estábamos, el coro canta de nuevo y los vecinos del corral salen para escucharlo, Bormujos siempre tuvo gran afición al cante y más aún al coro de campanilleros. No más porque al ser tan antiguo muchos vecinos se sentían relacionados con él, por ser familiar o vecino de algún componente en las distintas etapas del mencionado coro.

Los primeros en asomarse al estar más cerca de la entrada eran la familia de Dieguito el “los perros”, con su mujer Manuela la de “ la carpintera “, con todos los hijos todavía no se habían casado. Junto a su casa lindaba Juana la “ del tambo “, en esa casa hacía un rincón, pues la casa de “ Pampana “, sobresalía un poco, debido a que su puerta de entrada miraba al frente, ( hoy si visitamos el corral, ya casi no se nota el rincón ). Pampana el viejo vivía con su hijo Rogelio, un personaje en aquellos tiempos para todos los niños, (un personaje tan singular que más adelante sería motivo de inspiración), para Juan Diego el actor. Juan Diego trajo a Bormujos a Paco Rabal, para conocer a Rogelio y así crear su papel en la película de los Santos Inocentes. Si os acordáis de esa película veréis que le salió el papel bordado. En este blog, podéis encontrar tráiler de esa película para que os metáis en situación.








Juan Diego, el actor .
Juanito el de Simón como lo conecemos todos.


En el mismo corral y ya en el lateral de pampana, vivían dos hermanas (hijas de Justa “ la quito”), una casada con “ macentine “ y la otra casada con “ papa Juan “. Por ese lado, ya solo había corral y al fondo, pasando por un hueco de la tapia que pertenecía a la familia del “ quiqui”, nos topábamos con el almargen. Para los niños de entonces con el solo hecho de que esta familia arase la finca, era un atractivo más. Pues se acuerdan ustedes de las “ trancas”?. Las trancas eran las raíces de los “vinagritos”, solo con limpiar un poco la tierra que traían pegadas, bastaba para comerlas y que buenas estaban. Por el contrario los vinagritos, tenían el sabor agrio. Por ese hueco también nos colábamos para ir a coger “ puritos”, que se encontraban por la zona del Zahudín. Por eso le digo que el corral, daba para mucho. En el invierno venían los que recogían, hierros viejos y allí que íbamos otra vez, por el mencionado hueco, a buscar los flejes viejos de los bocoyes y trozo de hierro que podíamos encontrar, para cambiarlos por las figuritas del (portal de belén), de barro, que nos daban a cambio. Curioso pero como no había otra cosa, nos bastaba con eso.






" olivos y vinagritos "

Por el lateral izquierdo del corral, teníamos a Manuel el de “ la gata “, abuelo de José, hijo de “ la gorda “ y del “ mochuelo “. Más al rincón estaba la familia de la “curricha“,
Que eran al mismo tiempo familia de ellos, eran cuatro hermanos, dos de ellos tenían sus motes propios, como “ marruro “ o el ya mencionado “ dieguito el de los perros” y sin embargo los dos restantes lo nombraban, como los de la “ curricha”. Y junto a ellos también estaba el otro hijo de Manuel de “ la gata “, que se le conocía como “ José de la gata”, aunque en realidad, se llamase, Manuel como su padre. En nuestro pueblo este dato se dan en muchas familias, (se les llama por un nombre) y en realidad sus nombres son diferentes.


Próxima entrada.- Plazoleta del Cano -

---

viernes, 23 de octubre de 2009

La Calle de los Novios

Partiendo con dirección a la antigua calle de los “Novios,
( actualmente llamada Vicente Aleixandre).

Nada más empezar el recorrido por la calle , las primeras en asomarse eran ”las Galindas, “la Cordera, “Anita la del Chiquitín" y su padre el "perejil".
El Corral del Seguido,( otro corral también ya acabado), al no haber vecinos en él , los propietarios decidieron cerrarlo.
Entonces vivían en él varias familias, entre ellas, “reomilla”, “la gordita o “la tomareña, -pues la llamaban de las dos formas-, “la piterilla”, y Trini la suegra de”regulá”.
Frente estaban María “la Perico”, José el de “mateto”y su mujer María Luisa " la cordera " y en la otra acera, Roque el de “consorte”,casado con Manolita la de “angoloti”, con un montón de hijos también.
Se pueden calcular que en tan poco espacio viviese tanta gente? Hoy se puede comprobar, que en es mismo trayecto, solo viven cinco familias.

En los tiempos que el Coro actuaba por las calles, eran los previos a la Navidad, empezaban en el mes octubre, con los rosarios de la aurora y culminaban en las Pascuas, por eso en esas fechas, ésta calle en cuestión, parecía un hormiguero de gente que acudían a casa de Enriqueta
“la herrera”, a recoger las tortas. Estas las habían abonado durante todo el año a Enriqueta, a través de unos sellos que les ponía en un cartoncito, cada semana en la que ella iba de casa en casa recogiendo el dinero de la gente. De esa forma al llegar esa fecha tan señaladas para todos, en mayor o menor escala, cada uno tuviesen las añoradas tortas, que ella traía de Castilleja de la Cuesta.

Para los chiquillos en aquellos días era un atractivo ver la casa con las puertas abiertas y todas las luces encendidas y aquel montón de cajas llenas de dulces. Todo el que salía de la casa llevaba, una o dos cajas de cartón, llenas de las mencionadas tortas.
Dado que por aquel entonces el alumbrado público, brillaba muchas veces por su ausencia y, el ver está casa tan iluminada y con el olor característico a dulces, era un reclamo paro todos los niños de barrio.

El coro seguía su recorrido y a la altura del Corral de Concha la de “agonía”, su prima“la Pompella, que en aquellos tiempos, era criada de la “chacha moza”, se ponían en la puerta, junto a“parrita” y su mujer.
Junto a ellos había un corral, (que aún existe), donde vivían ,“ochele, su mujer “María la “peluca, y la familia de Carlo.

Entre la casa de José “currillo” y Magdalena la de “Faico, se encontraba la segunda casa donde viví con mis padres y hermanos, en aquella fecha, ya nos habíamos mudado a la calle del “estanco”, por encontrarse la casa casi en ruinas.

Frente a mi antigua casa, daban las puertas traseras de,Anita la “verruga”, Gertrudis, Juana la “vicenta”, con la que vivía también su tío Celedonio “rebujina” y la siguiente puerta era de Angelita la “paco”.



---

En memoria al coro de campanilleros
Santo Domingo de Silos cuando asistió
en Barcelona a la exposición del 1929





Próxima entrada.- El Corral de Pampana.
----

domingo, 18 de octubre de 2009

Relato de mi pueblo entre los años 60/70

Inicio : Plaza de la Iglesia

Con mi vuelta al Colegio de Adultos, es cuando me entra el gusanillo de la recopilación de los “motes” y, con mi vuelta, después de 20 años, al Coro de Campanilleros Santo Domingo, me dio la inspiración, de cómo poner en practica, la relación de los mismos.
Ya en las entradas anteriores se los detalle por categorías y situaciones.
Ahora los quiero situar a cada uno en su entorno y como no, que mejor ocasión cuando salían de sus casas, bien a escuchar el coro o para ver una procesión.
Lo quiero relatar en relación a la época en la cual yo empecé a cantar en el Coro, aproximadamente sobre los años 1967 -68, no me acuerdo muy bien el tiempo exacto. Lo que si me acuerdo es que sustituí a mi hermano en su puesto en los bajos.
Mas tarde por motivos de trabajo lo tuve que dejar pues al tener turnos ya que al ser un servicio de guardias de 24 horas, no podía asistir a los ensayos, ni a las actuaciones. Ahora que estoy casi- jubilado he vuelto otra vez.



La Iglesia a "vista de pájaro", se ve peor,
pero por lo menos no vemos el "esconchao".



En aquellos tiempos tanto el Coro, cómo las procesiones, todas salían desde la plaza de la Iglesia.
En aquel entonces la plaza estaba muy concurrida de gente, pues la actual calle Atarazana, no esistía, allí estaba el ya extinguido “Corralón, en el cual vivían varias familias: Currito el “pelaó”, el “herrero”, Sanchez el “bollullero” y a la derecha de la entrada vivía la “Lujidia. Casada con José el de la “merina”, con muchos hijos. A la izquierda vivían los de “justito”, Inesita y sus hijos, Dominguita y Antonio el “pipúo”, Antonio el “moro”, casado con Carmen la “rubiala”, Juanito el del “comercio” y Nieves , casada con Manolo el del “cine”. A la derecha de la fachada de la Iglesia, vivían los del “corral de marín”, A continuación el “chepa” , esta casa también desapareció en su lugar hoy hay ( una barriada, que el pueblo la conoce como "las casitas rosa" )y ya en la esquina, José el de la “niña diego”, que estaba casado con Antonia la de “gines”, también una familia con muchos hijos. A la izquierda solo una casa en la que vivía Juan Antonio el “bichero”.
Por supuesto eran los primeros que salían de sus casas para todos los eventos que empezaban allí. Aunque de la calle Santo Domngo, también acudían, la “chacha moza “, con su hermana Lucrecia y la que por aquel entonces era su criada, ¿ se acuerdan de la “ pompeya”?


----la próxima será la calle de los novios, ¿se acuerdan?

--

domingo, 4 de octubre de 2009

Y por último los " varios "

Entre los denominados " varios ", voy a empezar por los que van en grupo,
por ejemplo:
Los que siendo hijos o nietos, van dentro de un mismo apodo como:
Los de " juanito la paca "
Los de " oli ".
Los del " trigo "
Los de la " pitera " o los " piteros "
Los de " la mata ".
Los del " quiqui "
Los de " casá "
Los de " monte "
Los de la " migola "
Los de " antonio ruí "
Los de " justa la quito "
Las " galindas "
Los del " saco "
Los del " bebo "
Los de " segundo "
Los del " quico "
Los de " marín "
Los de " antonio ramire "
Los de " maera "
Los de " martina "
Los del " nono "
Los del " titi lope "
Los de la " tita "
Los del " candido "
Las de " currillo "
Los de " belmonte "
Los del " baulillo "
Los de la " santurnina "
Los de la " gorina "
Los de la " merina "
Los de " barriguita "
Los de " marchalomá "
Los de la " venta luque "
Los del " diezmo "
Los del " km. uno "
Los del " tete "
Los de " pampana "
Los de la " caseta "
Los del " muelle "
Los de " pepito de iné "
Los de " gorito "
Los de " angelillo "
Los de " calavera "
Los de " manolo el chico "
Los de " marcela "
Los de la " melliza "
Los de " minita "
Los del " estanco "
Los de " matamoro "
Los de " piojito "
Los de " camorra "
Los de la " rorra "
Los de " ganate "
Los de la " gasparina "
Los del " chico esmeralda "
Los del " perlilla "




Hacienda de la Mata.


Y para terminar esta entrada pondre a:

El " fuguilla ", el " chacho ", el " choto ", el " tamé ",
la " jeroma ", " juli la pe ", el " quino ", Juan el " tito ",
Juana la " del pipa ", Regla " la chicote ",
José de " aniquita ", Juana " lar tambo ",
" reyito ", la " chacha moza ", y el " tio emilio ".

Nota: Ya son muchas las personas que me dicen que porque
no pongo a Basilio, ¿ se acuerdan de él ? vivía en el
" corral del quico ", dicho corral estaba lindando con
la actual Peña Sevillista. Pues bien es bueno
recordarle porque era un - " personaje "-
en aquellos tiempos, pero lo de Basilio
(no era un mote), era su nombre verdadero.

----

sábado, 26 de septiembre de 2009

Segunda parte de los "autóctonos".

En esta entrada seguimos con los apodos que Bormujos otorgó por sabiduría propia.

Empezamos por " carlaca ", " mamiti ",
" poito ", " maní ", " bebo ", " corubio ",
" ganate ", " barrané ", " consorte ",
" chirispa ", " fleta ", " pancho ",
" peneque " y " camorra ", " pingo ",
" pipi " y la "pompeya".
La única relación que le encuentro es que vivían en el mismo entorno del barrio de " maclica ".


A veces en una misma familia hay varios motes y en esta entrada no podián faltar, por ejemplo tenemos a dos hermanos de la familia de los Zambrano, uno es " candito " y su hermano el " porrina ".


Otros como el " bolú ", el " lerén ", " pinale ",
el " temible ", el " moro ", el " pata ",
el " tele ", " amante ".
Por seguir relacionándolo con los barrios, estos estaban ubicados entre la Plaza de la Iglesia y el " el prao ".





Nueva plaza del " Prado "


La familia de los de " quinito ", en principio vivían en
" el prao ", después se dividieron y unos se quedaron y el
resto se fue al barrio de " las palomas ". Allí en el mismo barrio estaban los de " perlacia ".

Algunos de estos apodos son derivados de los propios nombres, es decir diminutivos de los mismos o mal pronunciamiento.
Ejemplo: " tobalo ", de Cristobal
" pepín ", se supone que será por Pepe o José
" piñera ", del apellido Espiñeira.
" cuevilla ", del apellido Cuevas.
" curriqui ", de Curro o Francisco

La tanda de ahora a unos los úbico más o menos, pero a otros no sé en que barrio vivían y algunos tampoco a la familia que pertenecen, así que los relaciono juntos.
El " rufo ", " la lucera ", " miguel ligero ", " patela ",
" maufa ", " pampli ", " majaro ", " cateto ",
" toroto ", " el pupa ", " buytrago ", " terrerita "
" el boleri ", " margarito ", " mascareto ",
" el tontería ", " el tete ", " pimfloy ", " pagüé ",
" marrufo ", " machito " y " pimpín ", " meneito ".

Ya en la era más moderna, quiero decir entre la gente joven,
tenemos a " murdoc ". Creo que se lo pusieron por la serie de
televisión el Equipo- A.


Y por último, en esta categoría de apodos, les dije al principio que tenía CIENTO DOS, pues bien con " el solitario ",he terminado esta tanda.

Hoy estando con unos amigos en una comida en el campo, siempre sale a relucir el tema del blog. Comentan que en todos los pueblos pasa lo mismo y hablando de pueblos, en el grupo hay una amiga que se llama Amparo, que es la mujer de Juanito " achucarro ". Pues bien a ella en Villanueva del Ariscal, la conocen por la familia de " villa raja ", al componerse la familia de siete hermanas y un hermano. Y ahí no queda la cosa, si no que al igual que a nosotros en todos lados -(cuecen habas)-, es decir que la mujer de Juanito, no se llama, Amparo, porque su nombre verdadero es Maria del Pilar. ¿Curioso ?.

-----


Todavía para terminar de relatarles los distintos apartados de ésta serie de motes, me quedan dos, los denominados " Varios y los Lugares ".

------
-- ----

jueves, 17 de septiembre de 2009

Siempre diré..

Que el pueblo es soberano, porque él es el que otorga los “ motes “, sobre todo en esta sección. Son los apodos que yo tengo denominados como “ Personajes Autóctonos “, por el hecho de no tener sector al que acoplarlos. Ustedes dirán porque lo digo y, yo les pregunto por ejemplo: ¿ donde encuadro a “ mameo “, ¿ es un torero?,¿ o futbolista ¿ , ¿quizás una comida? Etc.
Pues bien como este tengo CIENTO DOS y es un decir pues siempre salen más.
Siguiendo con el tema ¿Dónde encajaríamos al “biriri?

Y ¿se acuerdan ustedes de “ majareto “, para situarlo, Pepe vivía en la casa que actualmente es el supermercado Casa Pepa, estaba casado con Rosalía hija de Perico el “ grillo “, tenía un camión de transportes.

¿Les suena “ plaera “ o “ plaerita “?
¿ “ saletra “ o como dice mi amigo Francisco ¿ cuando vas a poner a mi abuelo el de “ parola “ o su abuela la “ migola “, pues bien ya están dentro y qué, ¿ tienen acoplo?, en este caso concreto quizás la abuela por la relación con el nombre de Miguel al haber varios en su familia.

Pero “ molletera “ , “ rebuijina “, “ curricha “, “ ochele”,
“ agonía “, “ chamberlay “ , “ el mella “, “ peluco “, “ picuo “,
“ colilleja “, “ atocha “, “ machuca “, “ marrurro “,
o “ pampana “, la única relación que les une a todos, es que vivían en el entorno del Corral de Pampana.

Por más vueltas que le doy, no encuentro semejanzas con nada a:
“ ochavito “, “ picholi “, “ finutri “, “ jumea “, “ goli “, “ lori “,
“ tiburcio “, “ cirilo “, “ mao “, o “ chuá “.

Todos los recovecos que existen ya se los he dado y sigo sin comprenderlo. Otros ejemplso serían “ tragedia “, “sepi”, “ cachera “, “ toloroño “, “ toroto “, “ topino “ o “ reoma “.

¿ Os acordáis del “ morri “ , se llamaba Francisco y era de la familia de la “ tata “ y de ¿ Cuaresma?, se llamaba Leonardo y era hermano de “ carrete “ y del “ cuti “.

Cuando puedo los emparejo por barrios así que ahora van varios de la misma zona.
“ mateto “, “ oleja “, “ maina “, “ gandumba “, “ moroso”, “ marrufo “, “ girón “, “ mamiti “, “ pitero” y “ pelacho “, de este último me comentaron sus nietas, Magdalena y Nieves que el mote se lo pusieron a su abuelo por una cosa que ha sido siempre muy común entre los que pierden el pelo con facilidad, tratando en todo momento de ocultarlo, dejándose crecer más por un lateral de la cabeza para así remediar en lo posible que se viera la calvicie. Debido a este incidente los días que hacía mucho viento el mencionado pelo volaba y le caía por el lado contrario al tapado y de ahí fue que su familia le dijese, a ver si te arreglas ese “ pelacho “, que te cuelga por los lados y claro de una vez y otra, hasta que se le quedó el mote.


Seguiré en la próxima entrada.

sábado, 8 de agosto de 2009

Objetos...... 2

En el anterior dejamos el tajo en la letra G, pues bien en esta letra tenemos a el “guita “, desde aquí hay un salto hasta la L, y le sigue un familiar del anterior que le decían el “liga “, continuamos con el “látigo negro “,
“ la cazolona “ y “ la cascabela “.

La letra M, nos muestra cinco apodos, “ martillito “, el “mecha “,
“metralla “, el “mojino” y Maria la “ peluca “.

Con la P, alcanzamos un número de siete, primero “ palito dulce “, "pandereta “, “ parrita “, el “pelota”, el “ pico “, “ pitillito “, y el “ poyete “.

Al comenzar con la letra R, tenemos a “ remache “ y, les cuento el porqué del mote, según me contó su mujer Dolores la del “carbonero “, cuando su marido era niño y vivía con su abuela Enriqueta en la calle de los “novios”, próxima a la Iglesia, éste jugaba casi siempre en la plaza, contando que por aquellos tiempos los juguetes eran escasos y cada uno se las tenía que arreglar como pudiese. Al parecer machacaba una piedra encima de un adoquín con el correspondiente tintineo que eso marcaba y, al cura que en aquel tiempo llevaba la parroquia, le molestaba el ruidito y, le dijo que parecía un remachito y de hay a “ remache “, hasta que se le quedó el mote.

Con la misma letra está “ ropa fina “, este apodo se lo decían a José el padre del “biriri “, que fue durante bastante tiempo sepulturero.

La S, nos trae solo dos, los del “ saco “ y al “ salero “.

Los siete restantes pertenecen a la letra T, y comenzamos por “ tablone “, “ talega “, “ tarrito “, “ tirante “, “ trompito “, “ tronco “ y dejamos para el final a Antonio el “ tubo “, yo no se porque le pusieron el mote, a no ser que fuese por lo del bar que tenía, pues en realidad era un tubo. Con entrada por una calle y salida por otra. Era muy simpático y aparte del bar, también enseñaba a los chavales a tocar la trompeta.

.... Trompeta..
.....

miércoles, 5 de agosto de 2009

Objetos -- 1

Ahora vamos con los objetos, los hay para todos los gustos pero como son tantos los voy a detallar por orden, por seguir con el abecedario.
Empezando por la A, nos encontramos con Anita la de la “piedra”, mote que le pusieron por dedicarse a vender la piedra cáustica con la que la gente del pueblo hacía antiguamente el jabón. En aquella época en los distintos arroyos con los que contaba el municipio se ponían atajos para recoger del alpechín que en el tiempo del molino soltaban los mismos, la borra, que consistía en una especie de espuma espesa con aceite. Al poner los atajos conseguían que el liquido corriese por el arroyo y la mencionada borra se quedase flotando para así poderla recoger.

...Haciendo el jabón.

Yo me acuerdo que en las “ cochineras “, a la altura hoy de la casa de Hermenegildo, por la proximidad de la Hacienda de Baldomerito, es donde más se concentraban la gente para recoger en cubos y con una espumadera grande la mencionada borra. Esta a su vez mezclada con la sosa cáustica , que con una caldera al fuego removían constantemente, obtenían el jabón. Una vez terminado inmediatamente lo volcaban en un lugar seco y liso, para después cuando cuajase, poderlo cortar en tacos para el uso y venta del mismo.

... Tacos de jabón cortados.

Con la B, tenemos al “ balilla “ y al “ bareta “

La letra C, tiene 16 apodos que empiezan por ella, primero le toca a “ calavera “, Manuel, que se dedicaba a los portes con un camión que tenía y junto con el de los “ camiones “, también se dedicaba a lo mismo. En el tiempo del Rocío, la gente del pueblo los contrataban tanto para ir al Rocío, como para esperar las Carretas, que en aquellos tiempos era una fiesta llamativa y más asequible a los bolsillos de antaño. Daba gusto ver el camión repleto de muchachas vestidas de flamenca y sobre todo las más valientes que se sentaban en la culata del coche.
..... Esperando a las carretas en el camión.
La fiesta consistía en llevarlas al punto más cercano donde estuviesen alojadas las hermandades la noche anterior a la llegada al pueblo. Siendo lo más importante la llegada a la “verea”, donde casi todas las hermandades acampaban para almorzar. Ahí se hacía una convivencia perfecta, ya que nuestro pueblo siempre se decantó bastante por su buen hacer en lo de bailar y cantar.
También existía una complicidad, tanto con Gines como con Triana, el primero por ser un pueblo vecino y el segundo por el estar relacionado con la mayoría de los vendedores de frutas que había en la plaza de Triana.
...... Camión de carga.....
Siguiendo con el alfabeto, tenemos al “ camiseta “, se llamaba Francisco y aunque no era de aquí, estaba casado con Juana la del “ perlilla “.
El “ canilla “, se llamaba, Fernando y estaba casado con Maria la de la “cuca".
Ramón, " carburo " era hermano del “ moro “, el “ loco “ y el “nene “.
Seguimos con “carrete “, “ carretilla “, “ carrile “,
“ carrillo “, “ cartóni “,“ chaqueta “ ,“ chatarra “,
“ chimenea “, “ churrita “, “ corona “, “ cuello “,
“el de la caña“, “el pino“, “el pito “, “el tableta “,
“escardillo“ y “estijera ".

En la próxima entrada seguiré por la letra G.

martes, 4 de agosto de 2009

¿Motes de Colores?

Pues si, también en los apodos esisten colores y, dentro de los mismos los hay que son masculinos y femeninos, pero de distintas familias. Otros aún siendo del mismo color, pertenecen a distintas personas.

Ejemplo:

La " rubia ",
( la de los " camiones "
( la de " colilleja "
( la de " madalenita "

El " rubio ",
( el de los " camiones "
( el de " bernardino "
( el del " niño pura "

El " rubito ",
( Francisco " rubito "
( " rubito " - las cabras"

La " rubiala ",
( 2 ), Dolores y Francisca, eran primas.

El " rubialo ", ( se llamaba, Antonio

El " cano ",
( " cano gordo "
( " cano visione "
( " cano maria la grande "
( " cano garrido "

La " cana "
( " juanita la cana "
( " candelarita la cana "

El " colorao ", ( Antonio, que fue algualcil.

El " moreno ", ( Francisco, hijo de la " cuca ".

La " morena ",
( Teresa " la morena "
( la " morena ", de panduro.

El " negro ", ( Antonio el " negro "








Siempre el tono del color del pelo, ha dado mucho juego a la hora de adjudicar un mote y, sobre todo los tonos rubios, más que los oscuros.
Aunque algunas veces el tono de piel también influenciaba.

.....

....

martes, 28 de julio de 2009

El Orden

Aunque parezca utopía el orden siempre estuvo casi en todas las cosas que vivimos antiguamente.
Si nos ponemos a recordar y no nos pone nostálgicos por un lado o pesimistas por el otro, nos podemos permitir eso, el hacer memoria, ya sea por (no perderla) o por mantenernos activos por si acaso.
Por eso quiero empezar con algunas anécdotas sobre el orden según se mire.
1.- La escuela, siempre al llegar y antes de entrar en las clases, nos hacían ponernos en fila para cantar.
2.- A la hora del recreo otra vez a la cola, esta vez era para tomarnos la leche, que unas veces las hacíamos unos y otras veces le tocaban a otros, leche que venía en polvo y que en unos bidones grandes y una paleta de madera, las teníamos que batir hasta dejarlas sin grumos.
3.- Por la tarde, (no me acuerdo), cuantos días a la semana íbamos a la Iglesia al catecismo y claro está no podía faltar la fila o la cola, ahora era por obtener un trozo de queso (colorao), que nos daban por asistir. Eso conllevaba que el mencionado (manjar), por aquel entonces, mal cortado o rajado en plan compadre, hacía que la picaresca de los chavales, hiciesen del orden de la fila un desastre pues de lo que se trataba era de coger el trozo más grande cambiándose de sitio constantemente.
4.- Otra anécdota curiosa y esta vez era una vez al año, cada 19 de Marzo, (que por aquellos tiempos era fiesta de guardar), se efectuaba en la carnicería del “jefe”, como él se llamaba José, ese día regalaba a cada persona que fuese a comprar, una torta de aceite y como ustedes comprenderán por los años cincuenta esto era el no va más. ¿Se imaginan hasta donde llegaba la cola? . Pues llegaba a la puerta del estanco de Cansino. Ese día tanto los clientes como los que no lo eran
iban y compraban lo mínimo como (una peseta de manteca colorá), solo por obtener la Torta.
Menciono lo de la manteca porque era el típico desayuno que teníamos casi todos los días y como antiguamente no existían los frigoríficos para guardarlos de un día para otro, había que ir a comprarla por la mañana antes de ir a la escuela.
Se acordaran también que con la merienda pasaba igual, a mí mi madre me daba una peseta, para ir a casa de Angelita “la paco” a comprar una onza de chocolate del “niño gordo”, ¿tenía cabeza el niño? , o me lo parecía a mi, lo que quiero decir que ya no solo por tener o no tener neveras, lo que pasaba era que la cosa no daba para más y que no existían despensas llenas como hoy. En este local también vendían quincalla, zapatos y sandalias.

Como va la cosa de memorizar, ¿ ustedes se acuerdan de las tiendas antiguas de Bormujos? Hoy en día casi no hay o quedan muy pocas, con la llegada de los super-mercados, anuló ese olor especial a tienda de pueblo. Dichas tiendas de comestibles y en otros lados las nombraban como de ultramarinos, todas tenían su encanto, pues cada tendero personalizaba su negocio o medio de vida.

Digo personalizar porque cada cual tenía su cualidad a la hora de colocar los géneros, por aquel entonces en la misma tienda estaban todos los artículos que se necesitaban en una casa. Quiero decir que igual vendían patatas y cebollas, que chorizos, quesos o aceite y al mismo tiempo lejías, polvos de lavar o petróleo para la hornilla donde se guisaba. Aquí es donde retomo otra vez el tema del orden. Pues como en todos los sitios en la tienda no podía faltar. Habían tenderos curiosos y ordenados al máximo, otros meticulosos, otros cuidadosos y como no otros desastrosos. Los había que conservaban y utilizaban un peso con infinitas pesas que oscilaban entre los cinco gramos a los cinco kilos, todas puestas en fila (por lo del orden), las pesitas pequeñas las usaban para las especias y el café.

Por aquellos tiempos las compras grandes en todas las casas del pueblo, se hacían el sábado por la noche. Era grato ver todas las tiendas con cola y gente esperando para que lo despachasen. Digo lo de grato porque las mencionadas tiendas estaban repletas de luces, las puertas abiertas de par en par y se atraía al público de esa manera. Ya que por aquellos tiempos las luces de las calles eran escasas. Los dueños de las tiendas ese día sacaban todo su arsenal, quiero decir que cada uno ponía a sus hijos e hijas unos y otros a su mujer a despachar y esto a su vez daba esplendor al sábado por la noche.
Como ejemplos: El “niño pura”, con sus hijos, Purita e Ignacio.
Antonio “ramire”, con sus hijos, Antonio y Manolita
Roberto el “manquito”, con su mujer, Dolores y su hija Soledad.
Isidro el de “serafina”, con su mujer, Concha.

Como siempre digo habían algunas más y otra vez les seguiré poniendo retahílas o curiosidades de aquellos tiempos.
Como comprenderán los desastrosos , (a mi forma de ver ) ,como dije al principio, por respeto, me los callo. Teniendo en cuenta que lo de desastrosos, es en lo concerniente a el orden a la hora de colocar los géneros en la estantería. Pero después como la persona en si, eran estupendos y simpáticos.

Sin embargo había una tienda muy particular, ésta no estaba dentro de los ordenados o desastrosos, ésta era una tienda con unas características muy especiales, pues en aquellos tiempos, a mi particularmente me parecía grande, sobre todo el mostrador, grande y alto y con una maquina de moler el café o la cebada, con una rueda enorme manual, que tenía entrando a la derecha en una esquina del mismo, nada más al entrar se olía a un olor penetrante a café, allí recuerdo yo haber ido a comprar dichos artículos y quiero recordar que también vendían unas pastillitas blancas, que servían para endulzar las mencionadas bebidas, pienso que sería por la falta de azúcar. Dicha tienda pertenecía a Lola la del "cano", que vivía con su hijo "chamberlay". Este establecimiento se ubicaba en la Plazoleta del Cano, situada a mitad de la antigua calle de los "novios" en la confluencia de la calle de la "botica". Aún hoy en día se conserva la fachada tal como estaba, en el interior hay un quiosco de chucherías, que los herederos arrendaron, tras el fallecimiento de Lola y su hijo.

......


.......